Avisar de contenido inadecuado

Zapatillas: Más vale atar que curar

 TAGS:Es habitual olvidarse de los pequeños detalles, mientras nuestra atención se concentra en lo complejo. Entre las nimiedades, sin embargo, crece lo importante. Practicar un deporte requiere algunas precauciones, como un buen calentamiento y el uso de un equipamiento adecuado.

Las zapatillas, soporte y cuidado de los pies, son trascendentales para cualquier práctica. Un empleo poco inteligente puede ocasionar lesiones o molestias de distinta consideración. Es recomendable escuchar (y ver) cómo reacciona nuestro cuerpo.

Atarse las zapatillas adquiere sorprendente importancia para los más profanos. Deben estar sujetas al pie, sin que ‘baile’ pero con comodidad. A partir de esta premisa general, cada individuo requerirá una adaptación diferente para lograr el equilibrio perfecto ante problemas puntuales.

En caso de sufrir molestas rozaduras sobre el pie, por ejemplo, es conveniente quitar presión a los cordones. Una vez detectada la zona afectada y proyectada sobre la zapatilla, dejar libres los ojales correspondientes aliviará en gran medida.

En muchos casos, el foco de todos los males y dolores es el dedo gordo, a veces reflejado en el ennegrecimiento de las uñas. Una buena forma de restar presión a la punta es atarse los cordones uniendo el ojal más cercano al dedo gordo con el más alejado y opuesto.

Otra consecuencia indeseada de un atado equivocado es la excesiva presión que puede recaer sobre el pie. Como alternativa al habitual patrón en cruz, unir los ojales en paralelo y de forma alternativa reducirá la carga superior instantáneamente.

Si la fuerza afecta especialmente a la parte delantera, el recurso de los dos cordones es bastante eficiente. Se trata de adquirir cuatro cordones que sustituyan a los dos estandarizados. Si es posible, con la mitad de su tamaño. Dos sostendrán la parte delantera, con una presión rebajada, y los otros ajustarán el resto.

Otro síntoma que exige corrección es el deslizamiento del talón hacia arriba y abajo. Solucionar esta ‘falla’ sugiere ajustar debidamente el tobillo, para lo cual pueden usarse los dos lazos superiores laterales. Uniéndolos a los cordones, será fácil regular la presión sobre el tobillo sin afectar al resto del pie.

Atarse las zapatillas correctamente ayudará a evitar gran parte de las molestias habituales que florecen en la práctica deportiva. Sin embargo, también influyen otros factores aleatorios como la superficie, la climatología o las peculiaridades físicas de cada uno.

¿Le prestas suficiente atención a tu calzado? Entonces te recomendamos estas zapatillas de running:

 TAGS:Nike Lunarfly+ 3Nike Lunarfly+ 3

Nike Lunarfly+ 3

 

 

 TAGS:Nike Free 3.0 V5Nike Free 3.0 V5

Nike Free 3.0 V5

Deja tu comentario Zapatillas: Más vale atar que curar

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre