Avisar de contenido inadecuado

Piolets y crampones: cuando la exigencia aumenta

 TAGS:Cuando la exigencia aumenta necesitamos ayudarnos de 2 elementos sin los cuales no sería posible nuestra progresión por el hielo (o nieve dura), la versión más exigente del outdoor. Los piolets y los crampones nos permiten avanzar en plano y también en pendiente, ya sea en sentido ascendente o descendente.

Sin embargo, para utilizar piolet y crampones correctamente es preciso conocer las técnicas de avance: de pies planos y pies de pato y de puntas delanteras, que nos ayudarán a salvar cualquier pendiente y a completar nuestra travesía, combinando ambos de distinta forma dependiendo de lo que el terreno requiera.

A la hora de comprar crampones necesitamos saber qué tipo de bota vamos a llevar en nuestra escalada ya que este elemento debe ajustarse perfectamente a ella. También tendremos que adquirir una bolsa de transporte que esté confeccionada en un material resistente, como la lona, para evitar que se rompa y los perdamos por el camino.

Los crampones pueden ser automáticos o semiautomáticos, para botas rígidas o semirígidas respectivamente. Los primeros requieren una bota con muescas en talón y puntera que permitan enclavar los cierres anterior y posterior del crampón, mientras que los segundos sólo necesitarán de la muesca posterior, al contar con un único punto de anclaje.

También podemos encontrar crampones de correas, que son los más versátiles, ya que se adaptan a cualquier tipo de bota; y crampones de alineación ligera de aluminio que sólo se utilizarían cuando el nivel de exigencia no sea muy alto.

Para comprar piolets también necesitamos saber qué tipo de escalada vamos a hacer, ya que de ello dependerá la longitud del mango y la configuración de la hoja.

Las escaladas de alto nivel en glaciares o cascadas de hielo requieren de piolets no muy largos. Generalmente en el mercado los más cortos que se pueden encontrar rondan los 50 cm. Esta medida sería perfecta para el segundo caso, combinada con un mango curvo; aunque tratándose de glaciares podríamos llegar hasta veinte centímetros más de longitud de mango sin problema, siempre que la hoja esté inclinada.

Hasta 75 centímetros tendríamos un piolet bastante decente para ascensiones sin mayores complicaciones y escaladas “de fin de semana”. Pasados los 85 centímetros sin embargo nos limitarían bastante el recorrido ya que esta longitud de mango hace muy difíciles los ascensos por pendientes.

¿Buscas crampones y piolets? Mira nuestro catálogo, te sorprenderás:

 TAGS:Black Diamond NEVE PROBlack Diamond NEVE PRO

Fáciles de montar y con unas grandes prestaciones

 

 TAGS:Black Diamond REACTORBlack Diamond REACTOR

Piolet técnico para escalada mixta

Deja tu comentario Piolets y crampones: cuando la exigencia aumenta

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre