Avisar de contenido inadecuado

Golpes maestros: el revés a dos manos de Djokovic

 TAGS:2011 eclosionó al mejor Novak Djokovic, un jugador de tenis siempre talentoso y combativo, aunque acostumbrado a degustar las sobras de Nadal y Federer, los dos grandes dominadores del circuito durante la última década. Todo cambió la pasada temporada.

El jugador de Belgrado maduró, ganó solidez y atemperó sus nervios con la raqueta de tenis. Esa nueva frialdad interior, en plena batalla contra su ardor sanguíneo, le permitió controlar todo el potencial. Así, ‘Nole’ asimiló golpes extraordinarios. Parapetó su servicio, ajustó su derecha y trabajó su revés.

A dos manos, siguiendo las tendencias modernas, Djokovic bombardea las pistas. Este revés le catapultó hasta el número uno del tenis mundial. El golpe es plano, profundo y abierto, además de ajustado a las líneas de fondo y laterales. Decisivo siempre, sobrehumano frecuentemente.

Precisamente, y gracias esa táctica, aprendió a desarbolar el tenis de Rafa Nadal, que flaqueó en la defensa de derecha y tuvo muchos problemas con los fantásticos restos cruzados del tenista de Belgrado. Sucedió en Wimbledon, en el US Open y en un buen puñado de torneos ‘menores’. Dictadura balcánica.

Su resto de revés es uno de los más trascendentes que se recuerdan en el circuito. Esto le aporta una superioridad respecto al resto que pocos jugadores pueden presuponer. Ferrer es otro gran restador, aunque menos preciso que el serbio.

Autoritario al resto y evolucionado explícitamente en su servicio, Djokovic mantuvo su imbatibilidad durante la primera mitad de la temporada (43 victorias consecutivas), ganando todo lo que jugó, Open de Australia incluido. Cedió en París, tras un agónico partido ante Roger Federer que frenó su marcha de leyenda.

Pero volviendo a superficies más rápidas, su revés volvió a hacer estragos ante todos. Wimbledon y Open de Estados Unidos engrosaron su palmarés ante el mismo y sufrido rival (Rafa Nadal). El balcánico tocó techo, causó admiración y sacudió lo establecido.

La mecánica de su revés, en cualquier caso, supone un riesgo necesariamente alto. Djokovic espera junto a la línea de fondo y esa situación ha cambiado su contundencia. Cuanto más dentro de la pista está, más profundos son sus golpes. Aunque también pierde tiempo de reacción.

La dificultad es altísima y la concentración, máxima. El revés a dos manos del serbio, ejecutado con esa potencia, profundidad y precisión, es prácticamente inimitable e indefendible. Es, sin duda, una de las armas más devastadoras del tenis moderno.

¿Jugamos unas bolas? Aquí te ofrecemos la mejor combinación raqueta-zapatillas de tenis para ti:

 TAGS:Nike Courtballistec 4.3Nike Courtballistec 4.3

Nike Courtballistec 4.3, perfectas en pista dura

 

 TAGS:Wilson Tempest fourWilson Tempest four

Wilson Tempest four, la versatilidad es su punto clave: tanto sirve para tenis como para frontenis

Deja tu comentario Golpes maestros: el revés a dos manos de Djokovic

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre