Avisar de contenido inadecuado

Un equipo de esquí mejor conservado

 TAGS:Todos los deportes de temporada exigen un cuidado más o menos riguroso de su equipamiento con el fin de conservarlo en buen estado durante el resto del año.

El esquí es uno de ellos. Debido a la superficie en la que se practica y el entorno ‘adverso’, origina algunos problemas habituales que pueden paliarse mediante prácticas muy sencillas.

El principal enemigo de la conservación es la humedad. Después de usar un equipo de esquí, es recomendable secarlo casi de inmediato. A la hora de almacenar prendas y accesorios durante el verano es vital que todo esté perfectamente seco. Cumplir con esta precaución es una garantía.

Normalmente, pasan varios meses entre un uso y otro, y una mala ubicación podría deteriorar seriamente las cualidades de un pantalón impermeable o unos guantes de nieve. Unas bolas anti-humedad y algo de ventilación pueden prevenir disgustos.

No es conveniente lavar demasiado la ropa de esquí. Solo cuando sea estrictamente necesario, como al final de cada temporada de nieve. Tanto las chaquetas como los pantalones y los guantes de esquí deben introducirse del revés en la lavadora y limpiarse en frío, excepto en casos de mucha suciedad. Entonces, puedes elegir algún programa de entre 30 o 40 grados. No uses suavizante.

El secado es clave con estos productos y debe producirse de manera natural, nunca usando secadoras o radiadores. Además, planchar alguno de estos productos puede estropearlo irreversiblemente. Nunca.

Las botas de esquí pueden recobrar el aspecto original con un trapo húmedo y jabón, aunque a veces los botines adquieren malos olores y es recomendable lavarlos aparte en la lavadora.

Antes de guardarlas, hay que asegurarse de que estén bien secas en el interior. Una caja con algo de transpiración ayudaría a su mantenimiento. Además, para evitar la deformación de las carcasas, es mejor que los ganchos estén cerrados.

Los botines pueden introducirse en la secadora, aunque también es recomendable que se sequen paulatinamente a temperatura ambiente. Puedes ayudarte de la calefacción, pero nunca los sitúes demasiado cerca. Se queman con facilidad.

Los esquís, por último, también necesitan ciertos mimos. Después de usarlos, hay que retirar la nieve y secarlos a fondo con el fin de evitar brotes de óxido. Antes de guardarlos durante una larga temporada, también es conveniente bajar la presión de las fijaciones y comprobar los cantos y las suelas.

¿Estás equipado para las pistas? Si tienes que renovar tu equipo, echa un vistazo a nuestras recomendaciones:

 TAGS:Scarpa MaestraleScarpa Maestrale

Scarpa Maestrale, perfecta para esquí de travesía

 

 

 TAGS:Dynafit Zzeus TF-XDynafit Zzeus TF-X

Dynafit Zzeus TF-X, la bota de freeride polivalente

Deja tu comentario Un equipo de esquí mejor conservado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre