Avisar de contenido inadecuado

Caballos, doma y saltos

 TAGS:Asociado al hombre desde tiempos inmemoriales, el caballo ha formado parte del deporte desde los orígenes clásicos de éste. La hípica es deporte olímpico desde 1900 y desde entonces se ha mantenido en los programas oficiales.

Sin ser tan multitudinario o popular como otras modalidades deportivas, la hípica conserva adeptos y practicantes por todo el mundo. Es tradicionalismo, estética, naturaleza y perfección, amén de una actividad ligada intrínsecamente a la comunión espiritual entre el ser humano y el animal.

Aunque existen carreras de caballos, rodeos y partidos de polo muy celebrados en algunos países (los anglosajones, por ejemplo), este deporte se divide en tres disciplinas: el salto, la doma y el concurso completo, que incluye ambas.

Los equinos necesitan toda su impulsión en los saltos, mientras que en la doma prima la sumisión. Es tal la extrema diferenciación que habitualmente destacan los jinetes especializados en una sola disciplina.

La doma es un proceso de gran belleza que refleja la compenetración entre caballo y hombre (o mujer). Las pruebas suelen constar de distintos pasos y transiciones que la dupla debe completar con riguroso éxito y natural fluidez sobre una superficie de arena.

Si el jinete consigue transmitir las órdenes con la mayor discreción posible, el caballo podrá corresponder ostentando una buena forma física. Debe contar al menos con seis años. Y durante alrededor de diez minutos la pareja realiza el examen práctico de memoria y a contrarreloj.

En la disciplina de saltos, los participantes deben completar un circuito con obstáculos sin derribos ni retrasos. La normativa oficial fija una superficie de al menos 2.500 metros cuadrados, con perímetro cerrado, para competir.

Los obstáculos pueden variar entre una competición u otra, aunque generalmente incluyen tres modalidades: verticales, de fondo y rías. Los primeros suelen materializarse en muros, postes o barras que pondrán a prueba el salto de altura.

Los de fondo, en cambio, exigen toda la potencia del caballo para alcanzar la máxima profundidad en su salto, sin descuidar la altura. Existen triples barras, por ejemplo, que aumentan considerablemente la dificultad de un recorrido.

Las rías están compuestas por pequeños estanques de agua precedidos de un seto con medio metro de altura. Derribar algún obstáculo, no ejecutar correctamente algún salto, perder el sentido de un circuito o tardar demasiado en terminar el ejercicio ocasiona penalizaciones.

Cada tipo de equitación requiere una silla de montar especial. ¿Cuál es tu preferida? ¿Te animas a comprar una silla de montar para tu caballo preferido? Nosotros te recomendamos:

 TAGS:Silla Vaquera Hermanos Gómez armadura fibra-vidrio con perillaSilla Vaquera Hermanos Gómez armadura fibra-vidrio con perilla

Silla Vaquera Hermanos Gómez armadura fibra-vidrio con perilla

 

 TAGS:Silla Zaldi Raid Silla Zaldi Raid "Gobi"

Silla Zaldi Raid "Gobi"

 

Deja tu comentario Caballos, doma y saltos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre