Avisar de contenido inadecuado

La bronca de la discordia

 TAGS:La psicología del ser humano es compleja y difícil de discernir tanto individual como colectivamente. Una misma frase puede despertar sentimientos opuestos en dos personas. En un grupo, los matices se multiplican.

Los deportes de equipo afrontan esta dificultad. Además de un trato singular y personalizado, exigen una actitud generalizada y coherente por parte de un entrenador (o cuerpo técnico). Éste debe prever las reacciones, provocarlas o evitarlas por el bien común.

Es muy frecuente recordar distintos episodios de instintivos ‘rapapolvos’ por parte de un técnico a su equipo o incluso a un determinado jugador. En ocasiones, puede haber argumentos lógicos; en otras, es fruto de la propia frustración. En cualquier caso, ¿una bronca es la mejor medida posible?

Depende de cada uno cómo expresar su contrariedad. Algunos son habituales de las reprimendas verbales, subidas de tono y puntos de inflexión sonoros, mientras otros se caracterizan por la serenidad aun en momentos de máxima tensión.

De esta manera, no puede juzgarse de igual manera la bronca de uno u otros. Hay tonos, palabras y acentos para todo. Igual que hay ocasiones en las que uno o más jugadores asumirán su culpa y todas las consecuencias que eso conlleve.

Excepciones que cumplen la regla al margen, actuar bajo un impulso no suele atañer nada bueno. El poder que atesora un entrenador puede desembocar, si se le da mal uso, en la inseguridad de su grupo.

Esa falta de entendimiento puntual o habitual liga con una paulatina pérdida de respeto. Trata a los demás como a ti te gustaría ser tratado. De la misma forma, el equipo olvida el liderazgo de su técnico y todo esto puede concluir en falta de comunicación y motivación.

Sin la referencia de un director de operaciones, cualquier grupo pierde unidad, más allá del compañerismo existente entre los propios jugadores. Éstos, con el fin de evitar situaciones incómodas, tratarán de cumplir con su trabajo sin las dosis necesarias de iniciativa personal. Monotonía.

La práctica y los antecedentes conocidos en distintos deportes deberían servir de lección para más de uno. El entrenador ocupa una posición de gran poder, pero ésta suele ser mucho más efímera que las de sus jugadores.

Con el fin de evitar enfrentamientos desagradables, un técnico debe ejercer como modelo para sus pupilos siendo el primero en reconocer sus errores y aceptar los ajenos como lógica consecuencia de la imperfección humana.

La cordialidad o educación en el trato no repele con un estilo firme y que busque reforzar las actitudes positivas. Los castigos, por otro lado, tampoco suelen conllevar los resultados deseados.

¿Te motivan adecuadamente? ¿Te preocupas por motivar a tus jugadores? Si lo tuyo son los deportes de equipo, aquí van tus accesorios imprescindibles:

 TAGS:Balón Fútbol Nike Atlético de MadridBalón Fútbol Nike Atlético de Madrid

 

Balón Fútbol Nike Atlético de Madrid, el balón del campeón

 

 

 TAGS:Adidas MAD handleAdidas MAD handle

 

Adidas MAD handle, perfecto para entrenar

 

Deja tu comentario La bronca de la discordia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre